Una despedida fiel al estilo de Walter