UN SILO DE ARAMBURU COBRÓ FUEGO