Un millón y medio de euros caídos del cielo