UN ARGENTINO “VAGO” SUELTO EN MARTE