Tandil: De “amarillo” a “rojo” en tres días