EL SUELO PERDIÓ MILES DE MILLONES EN NITRÓGENO