¿SE QUEDA LA UCR?