Se olvidó del micrófono… y del disenso