SAN MARTÍN Y UNA PREOCUPANTE ACTUALIDAD