PROHIBIÓ EL USO DE PIROTECNIA, PERO NO LA VENTA