Salado: COMENZÓ EL DRAGADO