PATINADORAS “SANTAS” EN LINCOLN