PARA EL GOBERNADOR, “HAY UN MANGUITO MÁS”