“NUNCA SE BAJARON LOS BRAZOS”