NUEVEJULIENSE SUFRIÓ UN FUERTE VUELCO