Ni la cuarentena para a los vándalos