Más de 36.000 familias perdieron a un ser querido