Los desmontes no frenaron en el país