LAS TUCURAS… ¿CON LAS HORAS CONTADAS?