LAS MEDIDAS QUE EVALÚA VIDAL