LAS “CARTAS DE AMOR” LLEGAN AL ROSSINI