LA TIMBA, PARA LOS JUBILADOS