LA SEQUÍA LE “PEGA” DURO AL TRIGO