LA FE PEREGRINÓ HACIA LOS TOLDOS