GANÓ EL QUINI Y FESTEJÓ, PERO NO ERA SU BOLETA