EVITANDO EL “EFECTO PIROTECNIA”