EPECUÉN: Sin turistas, las ruinas lucen cubiertas de sal