Entierros ecológicos, ¿el fin de los ataúdes?