¿EL VOTO EN BLANCO PUEDE SER CLAVE?