EL “TERCO”, POR LA GLORIA