El autódromo recibe diariamente numerosos vecinos