Efecto pandemia: interés por radicarse en el interior