DE LA BURLA AL RECONOCIMIENTO