CONICET INVENTÓ LA “SÚPER BARRITA” DE CEREAL