CASO ATÍPICO DE “VACA LOCA” EN BRASIL