CASI 500 BIDONES DE AGROQUÍMICOS EN UNA ZANJA