CARBAP, ENTRE EL “ENOJO” Y EL “MIEDO”