Bragado: SE DESPIDE DE LOS SORBETES