Aflojó la pirotecnia: POCO RUIDO Y MUCHAS NUECES